Image 1
DONAR SANGRE, UN ACTO SOLIDARIO QUE SALVA VIDAS.
Image image 1
Hace ocho años, cuando estaba yendo a trabajar, inició mi amor por ayudar a las personas a través de la donación de sangre. Esa mañana, a través del Facebook, vi la publicación de una amiga, en donde solicitaba donadores de sangre para su concuña, quien estaba embarazada y se encontraba grave, tanto ella como su bebé. Inmediatamente, le escribí a mi amiga y me ofrecí a ser donador, esa fue la primera vez que me sacaban sangre, estaba nervioso pero, mi emoción por ayudar a alguien, era mucho mayor. 
 
Evidentemente, no conocía a la persona a quien le había donado mi sangre, no sabía su nombre, su edad, ni como era, yo solamente quería apoyarla a ella y a su hijo y si estaba en mis manos, ¡Por supuesto que lo haría! Mientras me retiraban la
sangre, reflexionaba para tratar de entender, ¿Por qué la sala estaba tan vacía? ¿Por qué son pocas las personas que se animan a donar? ¿Qué es lo que los detiene? 
 
Empecé a investigar sobre la donación de sangre y encontré muchísima información que hizo me diera cuenta de la cruda realidad. De acuerdo al Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea, en México aproximadamente, el 4% de la población dona sangre de manera altruista, ¡Definitivamente eso, me sorprendió! Este número es poco creíble, si donar es un acto de dar y ayudar a alguien que lo necesita, ¿cómo podríamos tener tan bajas estadísticas? Entonces me di cuenta, el problema está en la mala información, los mitos y los miedos. 
 
El principal miedo es a descompensarse, a “quedarse con poca sangre” o no “poder” donar porque “tengo un tatuaje” ¡Urge que nos informemos!. Cuando una persona adulta dona sangre, solamente puede donar 400 ml, equivalentes a aproximadamente a 4.5 litros, esto quiere decir que donamos sólo un 10%, lo que no representa mayor riesgo para nuestra salud. Si una persona tiene tatuaje, ¡por supuesto que puede ser un donante! Si bien, es necesario esperar al menos 12 meses desde la fecha en la que se hizo el tatuaje, para descartar toda posibilidad de haber contraído la enfermedad de hepatitis, un tatuaje nunca es impedimento para donar sangre. 
 
Desde esa primera vez que doné y hasta ahora, he donado aproximadamente 16 veces a familiares, amigos, conocidos o desconocidos, y siempre lo hago con una sola intención, ayudar y darles esperanza de vida a muchas personas que lo necesitan porque, ¡Somos personas completamente preparadas para ayudar a los demás! , solo es cuestión de decidir y actuar. Ningún temor o mito debe ser más grande que las ganas de ayudar a los demás. 
 
Te invito a acercarte a hospitales y centros de salud, a investigar más sobre la donación de sangre, a no creer en los mitos que existen y así sumarse a los donadores que hay, que aunque somos muchos, no somos suficientes.
Te puede interesar
Small correr por la
Correr por la Responsabilidad Social
25 de marzo de 2020